domingo, 18 de octubre de 2009

chitaga


Chitaga es un municipio colombiano ubicado en el departamento de Norte de Santander. Su población es de 11.468 habitantes, su altitud de 2.350 metros sobre el nivel del mar y su clima es frío. Hace parte de la región sur-occidental del departamento.


Historia


Del trabajo histórico que Alfonso Cabrera Reyes realiza sobre Chitagá se tomó el siguiente relato: " Sobre las laderas del Páramo del Almorzadero, se extiende el último municipio del Norte de Santander hacia el sur, limitando con Santander y Boyacá. En estas tierras, antes del arribo conquistador, residían los aborígenes chitagaes, al decir de Luis Efraín Gómez Leal en su obra " Historia de los Chitareros" ( 1917 Fondo Arciniégas), quienes estaban unidos al pueblo chitarero rama que se desprendía del árbol Caribe Atlante o del Quechua, que habitaron los Andes.
El Obispo Lucas Fernández de Piedrahita en sus apuntes (" Historia General" - 1941), señalan que los dominios chitareros se extendían entre las tierras de Tunja y Mérida.
A don Baltasar de Balhermoso, le fueron primitivamente encomendados los indios de Chitagá. Con la mitad de sus moradores, quienes fueron puestos más tarde en cabeza del capitán Francisco Sánchez por Real provisión del 7 de octubre de 1550. En el Titulo de la Audiencia, del 19 e enero de 155, al capitán Antonio de Segovia le fueron encomendados los indios de Chitagá, que debía poseer conjuntamente con el capitán Sánchez.


Economía
Producción agrícola la papa es su principal producto agrícola, le siguen entre otros las hortalizas, la curuba y caducifolios.- Cultivos del morón- Durazno y fresa.-
Producción pecuaria los bovinos, porcinos y aves de corral
Producción Pisicultura: Variedad de trucha, especialmente la Arco Iris, que se encuentra en la Vereda del Roble y las Lagunas.-


Festividades
Feria agropecuaria, San Juan Nepomuceno, fiesta parroquial
Julio 16: Virgen del Carmen
Agosto 15: Virgen del Perpetuo Socorro, patrona


Turismo
Puente Real
Páramo el Almorzadero
Casa de Teja
Laguna el Salado
" Laguna Comagüeta " Laguna El Tambor
Cascada La Samaria
Casa de Bolivar
" Hacienda El Molino
PUENTE REAL, también se le conoce como Puente Bolivar, es famoso por varias razones, quizás la más notoria sea porque en sus alrededores se libró una batalla bastante cruenta durante la Guerra de los Mil Dias, entre bandos Liberales y conservadores, resultando vencedores los rojos después de poner en desbandada a los rivales y causándoles muchas bajas. Pero el puente también tiene otras connotaciones importantes, pues en sus cercanías se levanta la casa donde nació en benemerito general Ramón Gonzalez valencia, presidente de la República de Colombia de comienzos de siglo XX. También es muy nombrado porque por ser paso obligado para peatones y caballerías se cobraba un derecho de pontazgo conb tarifas diferenciales según la hora y la clase de viajero que fuera a pasar.
El puente está construido en madera y con un techo muy especial de teja, está tendido sobre un amplio pozo que se forma al confluir los ríos Chitagá y Caraba, es bastante profundo y amplio y hondo.


Mitos y Leyendas de la Region
LEYENDA AUTOCTONA DE LA VEREDA "BURGUA" MUNICIPIO DE CHITAGÁ. "LEYENDA" LA BARBACOA: Hace muchos años cuando la Hacienda Burgua; jurisdicción territorial de las veredas Burgua y piedras pertenecía al Clan Higuera, ilustres personas pertenecientes a familias distinguidas de el cerrito Santander; uno de los mayordomos de aquella época narraba ésta leyenda: siguiendo el camino real que del puente del Frayle subía a la Colmenita de ahí bajaba a Puente de Tabla,luego pasaba por pinchote, Vega Rica, después de la Chinela sobre la cañada Carbonal no había ningún puente solo unos palos atravesados, el camino estrecho rodeado de maleza.Aunque fuera de día daba miedo pasar, pues era un lugar demasiado medroso y no sin razón; pues, en tiempo de ánimas o cuaresma nadie se sentía con valor de transitar por allí entrar las 6 de la tarde y las 4 de la madrugaga. Testimonio fidedigno del finado Rumaldo aseguraba que una barbacoa que apparecía atravesada en el estrecho sendero consternaba y acobardaba a los más berracos.
Había uno de mis patroncitos que por cierto era mu...y enamorado y donde quiera que había chinas bonitas allí estacionaba y como cuando esto sucedió no había carretera central del Norte viajaba a caballo desde el cerrito hasta aquí; y en visitas que vienen y charlitas que van se le olvidaba a tal Don Juan la noción del tiempo.
Talvez en una de aquellas tenebrosas y tétricas noches en el sitio que relató y casualmente cuando pasaba la cañada el caballo se freno en seco, un perrito guardían que siempre lo acompañaba temblaba y ahullaba debajo de la bestía, motivos suficientes para que el apuesto caballero se incorporara de tan tremenda borrachera que llevaba; un escalofrío en todo el cuerpo, la lengua vuelta bola, los pelos de punta ya que un murmullo de ultratumba y unas manos yertas lo agarraban y lo abatanaban en el pozo. Ya por la madrugada estaban preocupados por que el patrón no había llegado y había quedado a llegar el día anterior;uno de los cuidanderos aperó una bestia y salío en su busqueda.
La sorpresa fué terrible al llegar a aquél sito y ver al caballo sisn jinete, el perrito escondido dentro de un hojarascal siguiendo el rastro encontró a su estimado patrón yerto, tán pálido como un difunto, los dientes trabados y maltratado todo su cuerpo. No hallaba que hacer en ese instante de pronto se acordó del rancho de Domitila y empezo a pedir ayuda; ella acudió hicieron grandes esfuerzos por reanimarlo; poco a poco y amedida que rayaba el sol y con ayuda de botellas de agua caliente reaccionò favorablemente; seguidamente le hicieron mansajes, flexiones de los músculos y ya lúcido lo llevaron a casa de la hacienda; allí fue donde narró la terible pesadilla acadecida en la noche anterior. Esto suceso trascendió preocupantemente, a los pocos habitantes de aquella època, ya que por ese tiempo sólo vivían cuatro familias. La divulgación fue extensa, todavía se recuerda ese suceso y hay quienes no se atreven a transitar en altas horas de la noche sobre todo en tiempo en donde según aseguran reinciden los acontecimientos. La comunidad actual respeta la leyenda, inclusive le han agregado más teoría ,pues unos comentan que la ven bajar chorro abajo sostenida por cuatro cargadores ( hombres) y éstos a su vez portan antorchas encendidas. Mas de cuatro borrachitos, cuando se les hace la noche y pasan por ese lugar, recuerdan lo acontecido, restablecen su sentido y agilizan el paso, aunque muchas veces las piernas se les vuelven como lana y recorren dos pasos hacía adelante y diez hacía atrás. Reconstrucción Literaria elaborada por Carmen Edilma Solano.
LEYENDA DE LA VEREDA DE LA ROSA: Sucedió antes de que esta Vereda llegara a manos del Incora, cuando la tierra era de doña Lucrecia . Cuando nadie peleaba para vivir, porque vivir era sencillo y los hombres se conformaban con trabajar, comer, dormir, amar y crecer. En este tiempo había mucha felicidad, pero no creían en brujas pero si en la llorona, no rezaban a ningún vulvano, pero sí a Dios y a la Virgen y temen a la Madremonte y los bultos aparecidos y sentidos en las horas de la noche. Literatura mística que muchos han escuchado a la orilla de la quebrada o en las casas viejas de la vereda. No son ideas importadas, son el resultado de una vida en la parcela donde el sol hace las veces del reloj y cada ruido en las montañas o chorros tienen sus respuestas. Narrar las aventuras fantásticas de las veredas es como regresar a la infancia es aprender y temblar de miedo, cuando hablan de mandingas, la imaginación de subterráneo en donde los espíritus malos se llevan a los niños sin bautizar y a las lavadoras de ropa, en tiempo de cuaresma y pensar en las brujas con las acciones y visitas a las casas es algo más que mitos. En toda una historia que forma parte de la vida de esta Vereda Campesina. Algunos aseguran haber visto en el camino urnas tendidas como tapándoles el paso, debajo de los gallineros o quebrada arriba o abajo, la llorona, brujas encima de los techos de las casas, bultos blancos o negros en los caminos o patios de las casas, oyen llegar jinetes, escarbar, tocas en las puertas y otros ruídos.Dicen que a los borrachos y perezosos se les aparece la llorena y los persiguen de noche, cuentan que llevan en sus manos un atado de ropa que balancea como si estuviera arrullando al niño que perdió, toda mechoza y con el pelo por la cara.Cuando los campesinos aseguran que ven algunos de esos espantos, la piel se les pone de gallina, como si vieran el propio diablo. Para alejar a los espíritus malignos y atraer a la buena suerte esparcen el agua de las siete hiebas.Contra el mal tiempo hacen rogativas llevando una imagen y rezando por el camino alumbrados por un farol y en casa hacen la novena para que les ayude y se calme la tormeta o llueva según el caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada